Seguidores

lunes, 29 de octubre de 2012

Nunca te rindas.

En esta ciudad cualquier cosa puede pasar, aunque haya quien diga que no hoy todo podría cambiar.

jueves, 25 de octubre de 2012

Mírame, soy feliz, tu juego me ha dejado así..

Yo diría que lo obvio queda al margen, que no hace falta ni nombrarlo. Que si tu me miras, yo sé que obviamente eso conlleva mucho más que una mirada; y si yo sonrío, tranquilo, que no será por ti. No, eso ya pasó. Yo ahora me he puesto una sonrisa nueva que se atreve a ir por ahí gritando "¡FELICIDAD!".


lunes, 22 de octubre de 2012

¿Sabes donde he vuelto hoy? Allí donde solíamos gritar.

Hoy he vuelto. He vuelto a nuestro rincón favorito. He mirado atrás durante media hora y nos he visto tumbados en medio de todos los árboles, haciéndonos cosquillas y riéndonos. Nos he visto separados, discutiendo. He visto como nos dábamos aquellas caricias, esos abrazos...He visto como venías desde el otro lado de la calle y yo no podía dejar de sonreírte mientras te acercabas a mi y me dabas un beso. Me he acordado de las fotos, de aquello que grabamos en un árbol " A.D.14."...El aroma de la felicidad está allí, no se como, pero te juro que se nota. Ese rincón parece una cajita con candado, donde quedó todo guardado una vez que nuestros caminos se separaron. Parece mentira eh, qué de cosas han pasado entre esos pinos...No fallábamos ni un día, aunque lloviese, aunque nos muriésemos de calor... Allí. Todo está allí. Y de nuevo vuelvo a acordarme de esa frase que me dijiste cuando todo empezó a ir mal: "No me gusta que esto acabe, porque siento que he encontrado al amor de mi vida, a la persona que mejor me complementa, demasiado pronto". Y así fue...éramos tan perfectos el uno para el otro que no pudimos controlarlo.


sábado, 20 de octubre de 2012

Por probar...si queréis preguntar algo :)

http://ask.fm/AngelaaLLP

Bla bla bla.

Van a hacer ya 7 meses desde aquella horrible noche en la que pude ver quién eras de verdad. De esa noche de pesadillas, de esa noche de lágrimas, golpes, hospitales... De esa noche que me hizo madurar de una ostia y tomar una de las decisiones mas importantes de mi vida. Parece mentira...por aquella época yo era una loca enamorada, hasta las trancas, que daba por tí la vida si hacía falta sin dudarlo un segundo. Creí que nunca podría superar aquello, me hundí en mis propias lágrimas y ninguna ayuda era suficiente para levantarme...Estuve meses así, sin levantar cabeza, sin poder conmigo misma, en una absoluta tortura. Pero un buen día, un día cualquiera, decidí ver que si yo no movía un pie nadie lo iba a hacer por mi. Que iba a ser difícil y largo, pero que cuanto antes empezase antes iba a acabar todo esto. Fui dando pasitos pequeños, muy pequeños. Me ayudé de todo lo que pude. Y poco a poco noté que era un pelin mas libre, mas yo. Nunca había conocido esta faceta mía. Y ahora mismo miro hacia atrás y me veo en aquel pozo; me arrepiento tanto de no haber salido antes, de haber perdido tanto tiempo...Pero por otro lado me felicito, he superado el bache mas grande que se me había puesto por delante y me siento muy orgullosa. Ahora soy FELIZ. Soy feliz por mí, porque me estoy aprendiendo a valorar, porque cada día me conozco un poco mas, en lo bueno y en lo malo. Ahora es tiempo de devolver mi ayuda a aquellos que tanto me apoyaron. De agradecer, de disfrutar. Y mientras voy por la calle con mis amigas y una sonrisa hay algunos que se dedican a comentar cosas del estilo de "vas de creída tía, deja de sonreir". Como si ahora fuese delito ser feliz por mí misma, sin ayuda de ningún idiota que me levante la moral.

sábado, 13 de octubre de 2012

Enamocciada.

Noviembre. Un año antes.
-Mamá, ¿no ha llegado nada para mí?
-Sí, hay una carta en la cocina. Te la he puesto sobre la mesa.
Babi se dirige corriendo a la cocina, encuentra la carta. Reconoce la letra y la abre feliz. Hace cuatro meses que están juntos. Su historia más larga. Prácticamente la única historia, en realidad. Lee la carta.
Querida Babi:
Eh, pequeña, hoy hace cuatro meses que estamos juntos y he decidido que tiene que ser un día especial, feliz, precioso, romántico. ¿Estás lista? Coge la Vespa del garaje y sal. Porque ha empezado tu “caza al tesoro”. “Tesoro” en el sentido de amor. Justo lo que siento por ti. Marco.
P.D: El primer mensaje es: “Una villa que frecuentas, mas de noche ni lo intentas, on the left, el tercer tree, en inglés, claro que sí. Es posible que algo halles, cuando bajo el árbol caves. ¿Preparada? ¡Vamos, ya!”.
L a villa es Villa Glori, adonde va siempre a correr.
Babi sale deprisa, luego se detiene en la puerta y retrocede. Besa apresurada a su madre en la mejilla y escapa. Una vez en el patio, abre lentamente sin hacer ruido el cierre metálico del garaje. Saca la Vespa; después, sin encenderla, baja la cuesta. Pero justo cuando gira, alza la mirada. Rafaella (la madre) está asomada al balcón, sus miradas se cruzan.
Llega hasta Villa Glori, pone la Vespa sobre el soporte y entra en la villa. Babi se acerca al tercer árbol que hay a la izquierda. Abajo, junto a las raíces hay un pequeño arbusto. Lo aparta. Bajo él hay escondido un sobre de plástico. Lo coge. Cómplice y feliz vuelve a su Vespa. Lo abre. Dentro hay una bufanda preciosa de cachemira azul claro y una nota: 
No lo niegues, no la tienes, no es normal que no la lleve. La garganta siempre roja, natural, pues, que una tosa. Bien tapada hasta el gran centro, de la RAI, sí, justo dentro. En el patio hay un caballo, ¿a qué esperas?, ¡como un rayo! Al llegar, cuando allí estés, lo verás junto a sus pies.
Babi monta sobre la Vespa y sonríe divertida por aquel romántico juego. Se echa al cuello la bufanda. Abriga y es suave. Realmente un bonito regalo. Y útil, visto el frío que hace. Marco es de verdad un tesoro. Pone en marcha la Vespa y se dirige a toda velocidad hacia la plaza Mazzini. Se para delante del pequeño patio, se baja de la moto y entra. Babi aprovecha que no la mira el portero y se acerca al caballo. En la barriga le han dibujado una flecha con tiza blanca que apunta abajo. Piensa que marco está loco. Mira mejor. Hay otro paquete. Lo coge. Esta vez encuentra un par de gafas. Unas Ray-Ban preciosas, último modelo. Naturalmente hay otra nota. La próxima parada es una dirección. Calle Cola di Rienzo, 48. La Vespa arranca a toda velocidad. 
Babi llega a la nueva dirección. Es una tienda. La mira estupefacta. Es una tienda de ropa interior. Babi entra indecisa. Mira en derredor. Una dependiente joven está detrás del mostrador. Babi vuelve a leer el final de la nota. “si tu nombre les dirás, ropa nueva lucirás.”
La dependiente se acerca a ella al verla.
-¿Puedo ayudarla?
-Creo que sí, soy Babi Gervasi.
-Ah, sí. La estábamos esperando. Estos son para usted, los tres son de raso, elija el que más le guste. Babi los mira, no levanta la cabeza, tiene vergüenza. La dependienta trata de echarle una mano. 
-Creo que este es el más adecuado para usted.-Coge la parte de arriba del conjunto rosa pálido y se lo enseña-. Tiene usted la piel muy clara, le quedará muy bien.
-Sí, estoy de acuerdo. Entonces me quedo con éste. Gracias.
-Señorita. El muchacho que vino, que imagino es su novio…
-Sí, en cierto modo.
-Me dijo que, después de haber elegido el conjunto tenía usted que ponérselo.
-Pero… ¿de verdad…?
-Si no, me prohibió terminantemente que le diera el próximo mensaje. Eso me dijo…
-Entiendo. Gracias.
Babi coge el conjunto d ropa y se lo lleva al probador. La dependienta, después de habérselo puesto, la dio el mensaje. La dependienta, soñando con los ojos abiertos la contempla mientras se aleja. Es lo bastante guapa como para que alguien quiera hacer con ella también ese divertido juego. Tal vez aquella noche reproche a su novio no tener toda aquella fantasía. En cualquier caso, hay que darse prisa. Ciertas locuras solo son verdaderamente divertidas a una cierta edad.
Tras descifrar la siguiente etapa, se dirige al patio de su colegio, donde hay un banco donde se ha besado con Marco a menudo. Allí abajo encuentra un sobre con un billete de la lotería y con un nuevo mensaje. La caza continúa. Va a una pequeña joyería del centro y allí se ve obligada a cantar una canción. Una dependienta le entrega unos pendientes turquesa preciosos con otra nota. En Benetton le espera una chaqueta con una falda burdeos. El siguiente mensaje la conduce hasta una tienda donde, resolviendo un acertijo, recibe un par de preciosos zapatos de piel a juego con el vestido. De aquí la caza la lleva hasta la vieja florista que hay en la plaza, que le tiende una bella orquídea y otro mensaje. En Euclide (pastelería) allí cerca, le han pagado su pastel preferido. Mientras Babi se come su pequeña tarta, la cajeta le da la última nota:
Engullida ya la tarta, ¿hay quizá algo que falta? ¿O estás ya un poco harta? Si es el centro de tu vida, vuelve al punto de partida.
Babi coge veloz la Vespa y recorre todo el camino, vestida con todos los nuevos regalos, hasta detenerse en la puerta de Villa Glori. Reconoce el GT azul. Se apresura a entrar. Marco está allí apoyado en un árbol. Babi llega corriendo hasta él y lo abraza. Marco saca de detrás d ela espalda una rosa que había tenido escondida hasta aquel momento.
-Ten tesoro. Buen aniversario.

martes, 9 de octubre de 2012

Hay veces que creemos echar de menos a esa persona a la que hemos amado, esa de la que nos hemos distanciado, esa que nos hizo tanto daño; pero simplemente es el reflejo de que lo que realmente echamos de menos es el AMOR.

Estoy loca, enamorada, que viene a ser lo misimo. Te echo de menos...


Me gustaría verte cambiar y que respiraras,
que me juraras que de verdad
hoy nuestro tiempo vuelve a empezar,
por qué no dejas ya de dolerme una vez más.

lunes, 8 de octubre de 2012

..siempre llega la calma.

Y acuérdate de esos momentos tan increíbles que nunca creíste que pudiesen pasarte a tí, y a partir de ahí no te hundas porque no lo estés viviendo ahora, todo lo contrario, piensa que vendrán muchos mejores, cuando menos te lo esperes ;)


Después de la tormenta...

Joder con los días de bajón eh, como acaban por arrebatarnos la energía, así derrepente. Si creíamos que eramos muy felices y que todo iba a estar bien. Y así es, pero por una causa o por otra siempre hay algún bajoncillo por ahí escondido. Mi teoría mas clara es que estos que vienen sin razón lógica, nos sirven para aprender a valorar los días buenos. Porque, ¿qué tendría de especial un arcoiris si le viésemos todos los días? O un beso inesperado, o una ventanita nueva en el chat, o un viaje, o quizá conocer a alguien...todas esas cosas ocurren de vez en cuando, por sorpresa. Y nos gustan tanto porque son diferentes. No nos pasa a menudo. Por lo tanto, y desde lo mas oscuro de uno de estos asquerosos días os recomiendo que os lo planteeis asi. Coge tus cascos, o ¿qué digo? Coge tus altavoces, pon esa lista de reproducción que sabes que no te falla nunca, sube el volumen. Coge un libro, pon a cargar una película, una serie...Ve fotos del pasado, de esas que pones en tu tablón, que imprimes y que tienes en mente todo el tiempo. Y sonríe, sonríe por todo lo alto por muy triste que estés...y no por la tontería esa de que nunca sabes quien puede enamorarse de tu sonrisa, sino por tí, porque estas mucho mejor, por dentro y por fuera.


miércoles, 3 de octubre de 2012

WTF.

Dime, que nos está pasando, que somos dos enfermos que se curan con los besos que no nos estamos dando...

Con solo una sonrisa ya me dejas mudo.

Juro que cada noche que me voy a dormir sin un "buenas noches" tuyo me prometo a mi misma que nunca volveré a caer. Pero pasan los días y vuelvo a verte, vuelvo a ver tus preciosos ojos azules y vuelvo a ver como me sonríes y vienes a saludarme, formamos un recuerdo más y vuelvo a comprobar que conectamos a la perfección. Y hoy, desde mi almohada te prometo que nunca jamás volverás a persuadirme.